viernes, 11 de julio de 2008

“HUELLAS QUE DEJÓ EL PADRE JOSÉ GRAS”



1. José Gras, admirado apóstol, amigo a quien he amado y respetado desde mi infancia...fue un enamorado defensor de los derechos de Jesucristo.

2. Verdadero discípulo de Cristo, imitó a su maestro en la pobreza, y caridad, en la humildad y piedad. Pasó haciendo el bien y sin ruido; vivió abrasado en el amor de Dios; llenaron la extensión de su existencia, los deberes de su cargo, la oración, el trabajo y la caridad.

3. Luchó hasta el último momento...abrazó un ideal; el Reinado de Cristo, al que consagró sus talentos y sus fuerzas.

4. Vivió pobre y murió tan pobre como había vivido...no se le halló nada: todo lo había dado a sus religiosas y a sus pobres.

5. Como sacerdote, fue siempre ejemplarísimo y de extraordinaria piedad, ferviente promovedor del culto al Santísimo Sacramento, como alma verdaderamente enamorada de Jesucristo. Como apóstol, ha sido incansable en propagar el reinado social de Cristo Rey.